«Lo juro, yo estoy viva de milagro; no puedo explicar cómo ese día salí de allí»

ESTREMECEDOR RELATO DE LA JOVEN APUÑALADA POR UN ADOLESCENTE
Andrea Navarro está dada de alta, dijo que no fueron 37 puñaladas sino 43. Pide al Estado que no la abandone.
«Estoy en la casa de mis padres que me dan un lugar por estos días. Anímicamente estoy muy mal, físicamente estoy mejorando un poco cada día. En este momento no se me cruza más que angustia porque a estas personas (el agresor y su familia) las conozco desde que son muy chicas, jamás me imaginé pasar una cosa así. Todo fue de terror y todavía no caigo», relató Andrea Navarro, víctima del violento robo en su vivienda por parte de un adolescente de 17 años, quien la atacó de varias puñaladas.

En una entrevista a «Catamarca en Cana», la mujer, que fue dada de alta pero que aún se encuentra convaleciente, se mostró muy conmovida y con mucho miedo.

«La Justicia no accionó en ningún sentido, ni contra él ni siquiera llamándome para informarme de la situación en la que estoy, sabiendo que estoy viva y dada de alta. Yo a mi casa no puedo volver, tengo terror. Esa casa que tanto me costó tener con mi hija es en donde casi pierdo la vida», manifestó.

En tanto cuestionó que un doctor dijo a los medios que no digan que fueron 37 puñaladas porque no existe un papel que lo diga. “Por qué él no se levantó a buscar mi historia clínica, ahí verá que no son 37, son 43 puñaladas», puntualizó.

«Lo juro, yo estoy viva de milagro; no puedo explicar cómo ese día salí a pedir ayuda. Esta lacra me arruinó la vida», señaló y contó que no se resistió en ningún momento, que el sujeto fue a matarla por como actuó.

«Me acuerdo todo lo que ocurrió esa noche. Estaba acostada y siento que mis dos perritos ladraban en la ventana y lo hacían hacia la parte derecha de mi casa, que es a donde vivía esta lacra que me ataca. Yo salí a ver y no vi nada y me volví a acostar. Eran como las 5 de la mañana», dijo.

«Cuando me volví a dormir, abrí los ojos y estaba esta persona ya adentro, cerca de la ventana. Me despierto asustada y en la cama comenzó a acuchillarme. Pude levantarme y me voy hacia la puerta de mi habitación y cuando me voy yendo para atrás me sigue acuchillando y me dice ‘a donde está la plata’, le digo, ‘llevate todo’ pero ya me había acuchillado y ahí me caigo, aún ahí me seguía acuchillando, no paraba», detalló.

«Yo todavía tirada en el piso y se vuelve y me acuchilla nuevamente. O sea, él se va pero vuelve y me acuchilla como para rematarme», recordó. Dijo que después hubo un silencio, «fue un milagro porque no sé cómo me levanté y salí por la puerta de la cocina hacia el garaje y pedí ayuda; ahí es cuando llego cerca de las rejas. Llegó un chico y me ayudó» recordó.

Después habló sobre la demora de la ambulancia con el médico y recordó que pudo gritar el nombre del autor, porque ella lo había reconocido.

Pedido
«Lo que yo estoy pidiendo en justicia. Sé que va a demorar, pero todavía tengo una cuota de confianza en la Justicia. Hago responsable al Estado, porque a mí no me entraron a robar una vez, sino 5 veces a mi casa y de todas tengo denuncias. Así que el Estado nunca estuvo antes. Todo lo que pude hacer hice, las denuncias todas, pero nunca actuaron», dijo.

«Le pido al Estado que nos cuide más. Me sentí en total abandono de las personas a las que elegí para que guíen mi pueblo» manifestó.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =