La Provincia reconoce el problema de los cosecheros

ADVIERTEN QUE LAS PÉRDIDAS SON «IRREVERSIBLES»
El secretario de Producción, César Tobías, dijo que se preveía esta situación y que se intentó evitarla.
El secretario de Producción y Tecnología Agropecuaria, Cesar Tobías, reconoció que la problemática que afecta al sector olivícola por la falta de cosecheros. En ese sentido, afirmó que las pérdidas para los productores son “irreversibles” y superarán el millón de dólares.

En diálogo con la prensa, el funcionario indicó que esta situación ya se preveía y que en ese marco se realizaron acciones para convocar a posibles trabajadores interesados en participar de la cosecha de olivo en Catamarca. Sin embargo, advirtió que no tuvieron resultado. “Nosotros tuvimos reuniones con referentes de ASOLCAT (Asociación Olivícola de Catamarca), porque preveíamos este problema por una cuestión climatológica que hizo que la siembra del maíz en el sur de Santa Fe y del norte de Santiago se demorara y como la mayoría de los cosecheros, que suelen ser golondrinas, dan toda la vuelta hasta llegar a Catamarca se vieron afectados”, explicó.

En este marco y si bien indicó que hay cosecheros que son de Catamarca y están trabajando, ratificó que no alcanzan para cubrir la totalidad de la producción.

“Ante este faltante, armamos una mesa, en la cual se propuso hacer una bolsa de trabajo que manejamos desde el Ministerio. Los primeros días, estábamos contentos porque habíamos superado la necesidad que había de cosecheros, pero en la práctica el 90% de los inscriptos decidieron no realizar los servicios”, añadió.

Con este panorama, es que adelantó que se volverán a reunir con ASOLCAT para analizar la negativa de los trabajadores “para que no vuelva a suceder en el futuro, pues para esta cosecha se espera una pérdida monetaria que es irreversible”.

En ese marco, explicó que teniendo en cuenta que el kilo de aceituna tiene un valor de 70 centavos de dólar y que se habla de una pérdida superior al millón de kilos, el costo de no tener cosecheros sería cercano al millón de dólares.

Ante este panorama, es que sostuvo que se busca analizar los motivos por los que los trabajadores que se inscribieron optaron por no participar de la cosecha de este año. En este sentido, sostuvo que este es un año se preveía una cosechar menor, aclaró que por jornal, cada trabajador tenía garantizado un mínimo a cobrar independientemente de lo que cosechara. «El olivo tiene la particularidad que hay épocas que da mucha fruta y otras en que da poca. Este es un año este es uno de los años que da poca fruta», dijo, a lo que agregó: «Se podría decir que la convocatoria no fue es muy tentadora porque si antes se sacaba 20 cajones por día y hoy se va a estar sacando 10 en la misma cantidad de tiempo, pero hoy en realidad hay un jornal mínimo que son de $2.715».

Más adelante y si bien reconoció que el trabajo en los campos de olivo «es duro» por las inclemencias del tiempo, advirtió que «una persona que está en los semáforos limpiando vidrios también está bajo el sol todo el día, si estuviera en la cosecha cobraría en un mes y medio ganaría lo que junta en cinco meses».

Posteriormente, ratificó que la Provincia está adherida a las medidas nacionales que garantizan que los trabajadores que cobran beneficios sociales no lo pierdan en el tiempo que están en los campos. «Hay un decreto nacional que estipula que ninguno de los beneficios sociales se van a perder si participa en la cosecha», dijo.

«También, el gobernador Raúl Jalil firmó un decreto que se adhiere a las medidas nacionales por lo que cualquier beneficio provincial que cobra una persona que desea participar en la cosecha no lo perdería», añadió.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =