La otra violencia: incumplir la cuota alimentaria de los hijos

VULNERA EL DESARROLLO
La Secretaría de las Mujeres, Género y Diversidad dio a conocer el resultado parcial sobre una encuesta.
La crianza de los hijos es una responsabilidad compartida. Aunque la pareja se haya disuelto, el vínculo con los hijos permanece. Sin embargo, surgen incumplimientos que vulneran los derechos de chicos y chicas. La Secretaría de las Mujeres, Género y Diversidad de la Provincia presentó el primer resultado parcial de una encuesta realizada en relación con el cumplimiento de la obligación por prestación alimentaria de parte de alguno de los progenitores (tanto hombres como mujeres).

De acuerdo con estos datos, se efectuaron 363 encuestas digitalizadas. El 50 % corresponde a la Capital. El 40% de las mujeres encuestadas no percibe prestación alimentaria. El 36,91 % indicó que el incumplimiento le afecta en todos los aspectos y el 34,99 % destacó que por sobre todo le afecta en lo económico. En cuanto a las tareas de cuidado, el 34,99 % de los progenitores a cargo se organiza con familiares y amigos, en contraste con el 1,38 % que se organiza con el padre o madre, según la orden judicial. El 63,64% representa al otro progenitor que no se responsabiliza en el cuidado de los hijos. En tanto que solo el 5,79 % tiene una participación activa en la crianza.

El 34,71 % de los trámites se realizó con abogado particular y el 56% de esas prestaciones fue acordado en el Poder Judicial. No obstante, un 57% respondió que no está conforme con la resolución judicial de la cuota y otro 38% advirtió que el proceso judicial fue dificultoso.

La cuota alimentaria –con todo lo que ello implica- es una garantía para el desarrollo pleno de chicos y chicas. Es así que puede acceder a derechos fundamentales como los alimentos. Al respecto, en materia legal se entiende por “alimentos” al conjunto de todo aquello que las niñas y niños necesitan para su supervivencia, educación, vestimenta, salud, entretenimiento, vivienda y un futuro oficio o profesión. Con este ítem, se contempla una necesidad esencial del niño, niña o adolescente para lograr su desarrollo tanto físico, como mental, moral y social. No se trata solamente de entregar una suma de dinero.

María Carrizo, secretaria de las Mujeres, Género y Diversidad, advirtió que este tema no se visibiliza en la agenda pública y en el abordaje de las violencias que las mujeres sufren. En este caso, se trata de un derecho de chicos y chicas, que son los destinatarios. “Lo que quedó en evidencia no es solo la incidencia directa en el incumplimiento de la cuota sino también sobre las condiciones de vida de esos hogares, que son monomarentales, que termina siendo un vector de desigualdad de género estructural de la sociedad. Es una problemática transversal en los distintos sectores sociales, que impacta en las condiciones socioeconómicas de los hogares. Más del 14 % dijo que dependía de la cuota”, remarcó.

Otra cuestión a destacar es la demanda del trabajo doméstico. El eje del cuidado transformó la cuota alimentaria, consideró Carrizo. “No es solo la cuota legal relacionada con los alimentos, sino también con la responsabilidad del cuidado de niños y niñas. El hogar monomarental al cuidado de los niños depende para el cuidado de familiares o amigos”, indicó.

Para la secretaria, la cuota alimentaria es una responsabilidad vinculada a los cuidados y la garantía del bienestar de los hijos para su crecimiento. Otro eje estuvo relacionado con el proceso judicial. “El juicio de alimentos debe ser rápido y eso no se da. Por su puesto, quedan disconformes con el monto de las cuotas porque siempre hay una decisión provisoria”, señaló.

Conocer para avanzar

La secretaria remarcó que a través de la encuesta se preguntó a los entrevistados si conocían alguna ley de Protección Integral. La Ley de Protección a las Mujeres refiere que el incumplimiento de la cuota alimentaria es una violencia económica. En un gran porcentaje, tampoco conocían sobre el Registro de Deudores de Cuota Alimentaria.

“Queremos tomar esos datos para construir políticas que tienen que ver con responsabilidad parental o promover paternidades responsabilidades. Si promovemos esa construcción de políticas que tienen que ver con las nuevas masculinidades, que tienen que ver con la responsabilidad compartida, vamos a evitar las violencias y el incumplimiento”, consideró la funcionaria.

Por último, remarcó que el cumplimiento de la cuota es una obligación legal. «El concepto de alimentos, remarcó, es mucho más amplio que las cuatro comidas. Tiene que ver con la alimentación, el tiempo de cuidado, quién lleva al médico o a la plaza a jugar”, destacó.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =