La Corte de Justicia confirmó condena de prisión perpetua

PARA GABRIEL «GABOCHE» CARRIZO
En abril último, la Cámara de Sentencia Penal Juvenil lo halló culpable del crimen de Héctor Calderón.
“Este agravio no puede tener acogida favorable”, concluyó la Corte de Justicia. Gabriel “Gabocha” Carrizo (22) había casado la sentencia que lo condenó a prisión perpetua. En abril del año pasado, la Cámara de Sentencia Penal Juvenil lo halló culpable del delito de “homicidio agravado por criminis causa y robo en concurso real”. “Gabocha” ahora purga la pena máxima. “El joven Carrizo ideó todo un plan para apoderarse ilegítimamente de elementos de valor y la víctima elegida fue Luis Héctor Calderón, alguien a quien podía seducir por su elección sexual y así ingresar a su hogar para apropiarse ilegítimamente de sus cosas bajo el engaño de intimar sexualmente con la víctima, la cual fue gravemente atacada hasta asesinarla aquella fatídica madrugada del 17 de enero del año 2019”, indicó en los fundamentos el Tribunal, que estuvo integrado por los jueces Rodrigo Morabito, Luis Guillamondegui y Mauricio Navarro Foressi. Para los jueces, la muerte de Calderón fue provocada en forma violenta y el móvil fue el robo.

No obstante, la defensa de Carrizo, integrada por los abogados del foro local Roberto Mazzucco y Antonio Acuña, casó el fallo. Recientemente, la Corte de Justicia de Catamarca resolvió “no hacer lugar al recurso de casación interpuesto y confirmar la resolución impugnada”.

La elaboración del voto estuvo a cargo del presidente del supremo tribunal, Miguel Figueroa Vicario. Adhirieron a éste los ministros Hernán Martel, Fabiana Gómez, Luis Raúl Cippitelli, José Cáceres, Vilma Molina y Patricia Olmi.

En materia de análisis, se destacó “la relevancia otorgada en la sentencia al considerar la actitud posterior al delito asumida por el acusado. En tanto, luego de cometer el crimen y el robo en la casa de Calderón, llamó a sus amigos para tomar el fernet que había sacado del placard de la casa de la víctima. Asimismo, desplegó una serie de acciones demostrativas de que contaba con dinero suficiente para gastar en cosas que no eran imprescindibles o de suma necesidad –un soporte para sacar selfies con el celular, un equipo de mate, un oso de peluche para su novia, un buzo-. Así quedó probado. Si bien es cierto que en un placard cerrado con llave se encontró dinero en moneda extranjera que la víctima tenía ahorrada, ello no modifica la circunstancia ponderada por el tribunal que acredita que Carrizo se apoderó de parte del dinero que Calderón tenía en una billetera, así como de la botella de fernet que, luego del hecho, compartió con sus amigos”.

Mala justificación

A la vez, se indicó que la defensa argumentó que “Carrizo no robó nada, porque, de ser esa su intención, se hubiese llevado elementos de más valor o más dinero”. No obstante, “es esa presurosa forma de irse la que seguramente le impidió apoderarse de bienes de más valor o de encontrar el dinero ahorrado que la víctima guardaba bajo llave en un placard”, se aclaró.

La Corte remarcó que el Tribunal Penal Juvenil había concluido que el fernet que Carrizo llevó a donde se encontraban sus amigos fue el que sacó del ropero del domicilio de la víctima, luego de ultimarla a golpes. “No le fue regalado por ninguna amiga como pretendió hacerles creer a aquéllos”, se indicó.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − trece =