Grave denuncia contra un comisario general por maltratar a una subalterna

LO TRASLADARON DESDE EL INTERIOR PROVINCIAL A UN CARGO DIRECTIVO EN CAPITAL
Una mujer policía lo acusó al menos dos veces por hostigamiento y violencia de género, pero las agresiones y persecuciones laborales no cesan. Está con tratamiento psicológico.
Un comisario general de la Policía de la Provincia, actualmente a cargo de una Dirección, fue denunciado por una empleada policial que era su secretaria en una comisaría del interior provincial, por violencia de género, y este año fue denunciado por violencia y hostigamiento en el lugar de trabajo.

A pesar de la investigación sumaria, la denuncia penal y que a la víctima se le indicó tratamiento psicológico como consecuencia de las agresiones, el oficial no fue pasado a disponibilidad.
De acuerdo a la información a la que pudo acceder, la victima aseguró temer constantemente por su integridad y la de su familia, a raíz del continuo hostigamiento.

La mujer, que posee título docente y una licenciatura, explicó que hasta llegó a ver perjudicada su carrera en la institución por malas calificaciones, y que a partir de la denuncia penal con la consecuente intervención de la Justicia, la Jefatura Policial dispuso en forma «excepcional» anular esa calificación -emitida por el comisario-, y emitió una nueva con puntaje muy superior al anterior.

Ante la continuidad y la gravedad de las agresiones y la consecuente afección en la salud de la víctima, un Juzgado local le fijó al jerarca policial -a principio de agosto de este año-, una prohibición de todo tipo de agresiones incluyendo la intimidación y la perturbación. Le prohibió además publicar y divulgar cualquier dato que esté relacionado con ella, y le impuso una prohibición de acercamiento, de ingreso a su domicilio y hasta de contacto con su grupo familiar. Se pudo conocer que en las evaluaciones psicológicas realizadas a la víctima, los especialistas consideraron que cuenta «con alto nivel de angustia, ideas derrotistas y de auto denigración, auto desvalorización y hasta de auto agresión», entre otras.

Groserías
En este contexto, se supo que entre otras expresiones y siempre en el ámbito laboral, el comisario general se habría dirigido a ella con expresiones tales como “cabeza de anco, andate con tu macho», «ella es mi secretaria privada», «en mi oficina no quiero gordas, viejas ni fieras», combinándolas con golpes de un lápiz o lapicera en la cabeza de ella.

Otras fuentes consultadas por este diario informaron que otros policías, por propia voluntad o por indicación del denunciado participan de los hechos de violencia «psicológica, simbólica y física», sin que desde la plana mayor de la Jefatura se tomen medidas al respecto.

Los hechos, que incluyen hasta un pedido del agresor a una autoridad de aplicación, solicitando la suspensión del carné de conducir por ineptitud, tuvieron lugar en una comisaría del oeste provincial.
A raíz de la denuncia penal, el hombre fue trasladado a la Capital, y fue nombrado al frente de una Dirección.
Al cierre de esta edición se conoció que otro comisario, actual subjefe de Unidad Regional y que habría participado de las agresiones y en la calificación desfavorable, fue denunciado por la damnificada.

Finalmente, se supo que ante los reclamos de la damnificada, que trabaja en el interior provincial, le ofrecieron un traslado a otra dependencia.
Las mismas fuentes informaron que anteriormente, dos mujeres policía que trabajaron con él también lo denunciaron y que una de ellas fue trasladada a un puesto caminero.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 17 =