Apremios policiales contra Nazarena «Capricho» Romero

CAMPEONA MUNDIAL DE BOXEO
Estuvo retenida en la Comisaría de Recreo. Admitió que mordió a un policía porque le apretó el pecho con una rodilla.
La campeona mundial de boxeo en la categoría supergallo WBA, interina, Nazarena «Capricho» Romero, fue reducida por personal policial en el Festival del Cabrito, en la ciudad de Recreo, y por la lesiones recibidas radicaría una denuncia penal en las próximas horas.

Fuentes policiales informaron que ocurrió ayer a la madrugada cuando un hombre de apellido Romero (29), que sería hermano de la deportista, inició un desorden con personal de civil que apostado en los controles de ingreso y venta de entradas del festival.

Supuestamente, el hombre se había retirado del predio. Pasadas las 5 quiso ingresar nuevamente, pero ya estaba prohibido el ingreso.

«Esto enfureció a Romero y a sus hermanos iniciando un desorden. Romero opuso resistencia, en ese instante intervino su hermana, quien impedía el proceder policial, abalanzándose de manera violenta sobre los efectivos, con golpes de puño, mordeduras y rasguños. Por tal motivo, el personal hizo uso de la fuerza pública con el fin de hacer desistir de la actitud a los revoltosos», explicaron desde Relaciones Institucionales de la Policía.

Finalmente, informaron que los efectivos lesionados denunciaron penalmente a la boxeadora, «por lo que se dio intervención a la Fiscalía Recreo, quien dispuso la aprehensión del hombre y el arresto de la mujer, la que recuperó su libertad horas más tarde».

La supuesta damnificada, explicó que salió en defensa de su hermano que era golpeado por hombres, que serían los policías de civil.

«Vi que agredían a mi hermanos en el ingreso al predio y fui a separarlos, pero comenzaron a golpearme. Se me vinieron encima tres policías masculinos, uno me agarró las manos y los otros de atrás. Me tiraron al suelo y me golpearon. Uno me puso una rodilla en el pecho, me apretó y lo mordí. Me defendí a cachetazos y como pude, soy una mujer», agregó.

Resaltó que en esos momentos sus hijos menores de edad comenzaron a llorar porque veían cuando era agredida y que personas que estaban en el lugar comenzaron a grabar videos con sus celulares al tiempo que les recriminaban por el accionar en su contra.

«La gente los abucheó. De repente me soltaron, hicieron una breve reunión y se fueron. No me hicieron más nada. Tampoco me llevaron a la Comisaría», indicó. Hizo hincapié en que no causó daños al equipo de comunicaciones que portaba el personal policial y consideró que «si algo se rompió puede haber sido durante el forcejeo, pero no porque me puse a romper algo. Yo no ando por la calle a las piñas, peleando como una loca ni nada de eso. Soy una mujer más que tiene familia. ¿Cómo van a venir a pegarme así?. Después pregunté por mi hermano, de 29 años, y me dijeron que había sido arrestado, que debía ir a la Comisaría para dejar unos datos, y fui. Cuando llegué, un policía me dijo que quedaba arrestada. Me preguntaron cuántas peleas tenía perdidas y ganadas. Me invitaron mates», comentó.

«Y les pedí que me digan porqué estaba arrestada, qué pasaba, pero me hablaban de otras cosas. Ahí estuve más o menos desde las 5 hasta pasadas las 13. Me llevaron al Hospital a hacer la revisación médica porque quedé muy golpeada», finalizó.

Fuentes judiciales informaron que la Fiscalía de Recreo no ordenó el arresto de la mujer como indicaron desde la Policía y que sí se dio la orden de realizar la revisación médica correspondiente.

Al cierre de esta edición se conoció que cuatro policías la denunciaron penalmente por agresiones, en la Fiscalía de Recreo.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =