Belén: la presidenta electa del CD salió custodiada con acusaciones de “traición”

ELECCIÓN DE AUTORIDADES
La elección de autoridades del Concejo Deliberante de Belén pasó por momentos de tensión y terminó en contexto de agitación por el malestar de la dirigencia peronista. Sucede que desde el oficialismo en la ciudad cabecera belicha se mocionó a una mujer de la oposición, es decir, del Frente de Todos. En este sentido, asumió la conducción del Concejo Roxana Figueroa tras la moción del edil Hugo Teme (Juntos por el Cambio).

Primero, Guillermo Valdez mocionó para que la presidencia del CD esté a cargo de Luis Manuel Yacante, en la vicepresidencia primera Andrea Carabajal y en la vicepresidencia segunda su persona. Es decir, integrante del bloque opositor en Belén. No obstante, desde Juntos por el Cambio, Teme propuso como presidenta del cuerpo a Figueroa, en la vicepresidencia primera a Carabajal y en la vicepresidencia segunda a su persona.

Comenzaron a votar hasta que llegó el turno de la concejal Figueroa, quien tras unos segundos de silencio y cruzando miradas con la edil Carabajal se inclinó “por la moción del concejal Teme”. Esta elección abrió los murmullos y malestar de quienes estaban presentes en el recinto. “Eh, no, traidora”, dijo alguien de fondo en evidente malestar. Inclusive, en un momento la electa presidenta del Concejo se llevó las manos al rostro, quizás cuestionándose internamente la decisión que tomó. “Baldazo de agua fría”, dijo otra persona presente. “Puedo decirles a todos que en este Concejo está representado el peronismo”, fueron las primeras palabras que dijo la presidenta del Concejo belicho, lo que activó entre tantas manifestaciones de malestar una frase de alguien presente: “Nooo… mentira”.

“Soy una mujer peronista, de cuna peronista y trabajé estos dos años a través de ordenanzas que defendieron la perspectiva de género, el valor que tiene que tener la mujer, la inclusión de la diversidad, es mi línea de trabajo y en este recinto he sufrido hechos de violencia”, continuó Figueroa su discurso para insistir sobre su pertenencia partidaria.
”Más allá de lo que se diga, soy peronista, voy a ser peronista toda mi vida y creo que tenemos que acabar con esta cuestión de las imposiciones”, remarcó. “La madurez política de la que todos hablan pasa por no dejarnos avasallar por quienes creen que tienen poder, no dejarnos avasallar por venir de abajo, vengo de una familia humilde y eso me permite tomar esta decisión difícil, aunque no lo crean”, señaló Figueroa.

Por su parte, la edil Carabajal rechazó tomar juramento como vicepresidenta primera y, mirando a los ojos a Figueroa, le dijo que ambas bancas “se debe a la de un partido; que el peronismo se la demande”. Así las cosas, la presidenta tuvo que retirarse del lugar con custodia y en un móvil policial ya que afuera había varias personas.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − cuatro =