En crimen mafioso matan a un catamarqueño y a su hijo

EN SANTA LUCÍA, TUCUMÁN
El hombre era oriundo de Manantiales, Santa Rosa. Tiene a todos sus hermanos. Terrible doble crimen.
Un doble crimen con indiscutible sello mafioso se investiga en Santa Lucía, Tucumán. Los asesinados Luis Rodrigo «Chano» de la Vega (52) y su hijo Walter de la Vega (25 años). El primero es oriundo de Catamarca y parte de su familia vive en la localidad de Manantiales, departamento Santa Rosa. El hecho sacude a la localidad tucumana y se asemeja a otro ocurrido el año pasado.

El cuerpo de Vega padre fue hallado adentro de su camioneta, la que había sido calcinada. El sábado al mediodía, lugareños encontraron el cuerpo de Walter de la Vega a unos 100 metros de donde había sido hallado el cuerpo calcinado de su padre. El lugar fue rastrillado por familiares, por la Policía y por los especialistas del Equipo de Investigación Científica Fiscal (Ecif), la noche del jueves y la mañana del viernes, sin observar nada. Por eso creen que el cuerpo fue arrojado después de que se fueran, para que el mensaje llegue a más personas.

El mayor de los De La Vega, el jueves por la tarde, había ido a Catamarca a hacer una compra. Antes de irse tuvo una fuerte discusión con su hijo fallecido. Cuando se sospechó que podía ser el autor del crimen de su padre, otro hermano denunció su desaparición y el caso siguió lleno de dudas.

Después del hallazgo de su cadáver con un tiro en el pecho y otro en la nuca, dio por tierra con esa posibilidad y dejó a los pesquisas ante el peor de los escenarios: otra vez, como hace menos de un año, estaban ante un doble crimen marcado por la planificación, la sangre fría y la crueldad, el crimen de La Cocha.

En marzo pasado, Víctor Hugo Brito (58) fue encontrado asesinado de un tiro en la nuca en su casa de un pueblo apartado. Su hijo, Gonzalo Brito (18) también estaba desaparecido hasta que lo encontraron en otro lugar. También lo mataron a tiros y luego le prendieron fuego dentro del automóvil en el que viajaba para borrar todo rastro. Ambos casos tienen demasiadas coincidencias y algunos investigadores ya hablan de uno o más sicarios involucrados en ambos casos.

Nunca se esclareció. Sí se encontraron datos que llevaron al desmantelamiento de una red de narcotraficantes que vendían muerte en dosis en las principales ciudades del sur de la provincia. En Santa Lucía se analiza la posibilidad de que las víctimas hayan tenido problemas en el mundo de las drogas.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 2 =