Covid-19 en Argentina hoy: 25.110 casos y 264 muertos

Desde el comienzo de la pandemia se registraron 8.700.437 contagios de Covid-19 en Argentina, de los cuales 249.436 son casos activos. Hoy se realizaron 75.608 son casos activos.

El ministerio de Salud de la Nación informó este jueves 10 de febrero de 2022 que, en las últimas 24 horas, se registraron 264 muertes por coronavirus y 25.110 nuevos contagios. Con estos datos, el total de casos positivos desde el inicio de la pandemia se elevó a 8.700.437, mientras que las víctimas fatales suman 123.707.

De ayer a hoy se realizaron 75.608 testeos. Como resultado, la tasa de positividad registrada es del 33,21%. Si bien el número dista del 10% recomendado por la OMS, el porcentaje se mantiene desde hace varios días por debajo del 50%, cifra que se pasó durante la semana del 14 de enero cuando se registró el pico más alto de contagios, con casi 140 mil casos y una tasa de positividad de casi el 70%.

Por otro lado, del total de muertes reportadas hoy, 145 son hombres y 118 mujeres. Una persona fallecida, residente en la provincia de La Pampa, fue reportada sin datos de sexo. La Provincia de Buenos Aires fue la que más decesos notificó, con 102 fallecidos. La siguen CABA y Chubut con 42 y 15 fallecidos, respectivamente.

De cara al inicio de un nuevo ciclo lectivo el próximo 2 de marzo, el Gobierno Nacional difundió hoy el protocolo Aula Segura para la prevención y control del coronavirus en las escuelas. El mismo consta de seis pilares: vacunación, uso de barbijo, asistencia cuidada, ventilación, higiene y limpieza y distancia social.

“Con el objetivo de garantizar 190 días de presencialidad plena, segura y continua, el protocolo establece que la escuela deberá recabar la información sobre la vacunación contra el COVID-19 de toda la comunidad educativa, así como la del calendario nacional”, precisó el Ministerio de Salud en un comunicado.

Asimismo, plantea una “asistencia cuidada” en la que, ante la presencia de síntomas o malestar general -asociado o no a COVID-19-, el personal y los alumnos no deben acudir a la escuela y deben permanecer en aislamiento siguiendo los criterios vigentes.

“Si los síntomas no son compatibles con COVID-19, luego de 24 horas sin ellos puede volver a la escuela”, apunta el documento elaborado por las áreas técnicas de la cartera sanitaria con aportes del Ministerio de Educación, UNICEF, la Organización Panamericana de Salud (OPS), la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y la Defensoría Nacional de Niñas, Niños y Adolescentes.

En caso de algún caso positivo de coronavirus, el protocolo indica que se debe cumplir el aislamiento, así como de las medidas ante contactos estrechos según condición de vacunación. Además, incluye la eliminación del sistema de burbujas que se implementó el año pasado para la presencialidad. De este modo, la sospecha y confirmación de casos no implica necesariamente el cierre del aula ni la interrupción de las clases presenciales.

Acerca del uso del tapabocas, las nuevas pautas indican que los adultos presentes en los establecimientos educativos y los estudiantes a partir del nivel primario tendrán que usar barbijo “en espacios cerrados” y “durante toda la jornada educativa”. El mismo “debe tapar nariz, boca y mentón y estar bien ajustado a la cara”.

En cuanto a los espacios físicos se establece que “la ventilación debe ser cruzada y constante”, así como también “higienizar y limpiar regularmente los ambientes”.

Por otro lado, hace hincapié en “mantener una adecuada higiene de manos” y “priorizar la distancia en los momentos en que no se utilice barbijo”. “Se sospechará de un brote de COVID-19 en el aula en presencia de al menos tres casos confirmados entre alumnos/as de un mismo aula -o alumnos y docente, para el caso de docentes permanentes- asociados epidemiológicamente, en un periodo igual o inferior a 7 días”, agrega el documento.

Asimismo, indica que se promoverá el estudio etiológico de los brotes (confirmar los primeros casos con pruebas de laboratorio y los casos asociados por nexo epidemiológico) para identificar el riesgo de transmisión.

En caso de producirse alguna situación de sospecha de brote, se notificará a los familiares de los estudiantes y al personal relacionado al aula y la autoridad sanitaria “realizará la evaluación de riesgo pertinente y se encargará de definir junto a las autoridades educativas las medidas a adoptar”, indican las recomendaciones.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − doce =