Se multiplican las denuncias por apremios en Festival de la Chaya

EN CATAMARCA Y LA RIOJA
Acusan al personal femenino y masculino de la Comisaría Cuarta, por amenazas, insultos, golpes y torturas.
Al menos dos denuncias penales fueron radicadas ayer contra efectivos policiales de la Provincia de La Rioja, por apremios contra turistas catamarqueños y ciudadanos de esa vecina provincia que disfrutaban del Festival de la Chaya.

De acuerdo a la información a la que se pudo acceder, hubo varios hechos similares desde el lunes a la madrugada. Una mujer de Catamarca que junto a dos familiares viajó a La Rioja, explicó que tras la agresión le labraron un acta por supuesta infracción al Código de Faltas, por un supuesto disturbio.

En diálogo con este diario, pidió mantener en reserva su identidad por temor a represalias, y explicó que la madrugada del martes, después de la función de Soledad Pastorutti, junto a otras dos personas decidió ir a los sanitarios donde había largas colas de hombres y mujeres, esperando.

«Estábamos en las filas. No estábamos alcoholizados ni nada. Le tocó el turno a mi cuñado para avanzar porque el baño estaba vacío y un policía que estaba en el lugar, no había dado la orden de avanzar. Entonces se lo llevaron. Mi hermana vio que la policías lo arrestaban, salió de la fila y fue a ver qué sucedía. Como no volvían también fui a ver que les había pasado», indicó.

Comentó que los policías «comenzaron a gritarme que me calle la boca. Nos precintaron y como si fuésemos cosas nos cargaron en un móvil. Nos llevaron a la Comisaría Cuarta, nos sacaron todas, pero todas las pertenencias y no pude avisarle a nadie que estábamos arrestados. Nos juntaron con otros presos, entre los que había una joven a la que vimos como golpeaban, estaba muy lesionada». Continuó narrando, en todo momento «nos trataron muy mal», y no les quisieron tomar la denuncia.

Finalmente, sostuvo que hubo «otra señora de Catamarca, que es peluquera y le pasó lo mismo que a nosotros».

Al cierre de esta edición la mujer que relató lo sucedido debió retirarse de Fiscalía General, en Catamarca, donde no le tomaron la denuncia y le sugirieron que regrese el lunes. En este contexto, concurrió a la Unidad Judicial Especializada en Violencia Familiar y de Género, donde aguardaba ser recibida por un funcionario judicial.

Denuncias en La Rioja

Vanina Soria Piqueras, empleada judicial en La Rioja y madre de una joven (22 ) que fue víctima de brutalidad policial, explicó a El Ancasti que el martes a las 4 aproximadamente «mi hija intentó entrar a un baño mientras estaba en el festival y la atacó la Policía».

Coincidió con el caso anterior al comentar que la chica junto a una amiga hacía cola para entrar a un baño, pero cuando quiso ingresar los policías realizaron un cordón frente a las puertas. Todavía actuaban Los Palmera. «Ella les dijo que necesitaba entrar porque era urgente y los policías le dijeron que se retire, que el espectáculo había terminado. Ellas hicieron unos pasos y las tiraron al suelo. Tres femeninas y dos masculinos policiales la redujeron a mi hija, que pensó que se trataba de una patota», agregó.

Indicó que «la tomaron del cuello, la ahorcaron y se desmayó. Volvió en sí y vio que estaba rodeada de policías que la arrastraban a un móvil. Mi hijo, que estaba en el lugar salió corriendo para ver qué había pasado con mi hija, y lo tiraron al suelo y lo golpearon».

Indicó que «al final fuero los masculinos lo que la subieron a una camioneta, con doble precinto, junto a otras dos chicas que dijeron ser empleadas de Educación, en La Rioja, quienes hoy (por ayer), están radicando las denuncias penales correspondientes».

Dijo que las jóvenes fueron trasladadas a la Comisaría Cuarta donde «la hicieron que se desnude frente a los policías, masculinos y femeninos, y una enfermera supuestamente constató las heridas. Y las llevaron a la Unidad de Asunto Juveniles. Mientras tanto nos informaron que había sido arrestado mi hijo».

Indicó que el jueves hizo la denuncia penal porque el miércoles fue feriado, «contra del comisario inspector Vargas, y el personal a su cargo en la Seccional 4, por privación ilegitima de la libertad, violencia institucional, torturas, detención arbitraria. Lamentablemente la Cuarta tiene varios muertos en su haber por las prácticas de torturas y vejaciones». Se pudo conocer el Secretario de derechos Humanos de esa provincia, Delfor Brizuela, también recibió denuncias por apremios en La Chaya.

Para compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =